Skip to content

en tu boca, amormío

25 febrero 2012

quiero derramarme en tu hambre

23 febrero 2012

Egon Schiele, “El Abrazo (Amantes II, marido y mujer)”, 1917

me gusta ver tu pelo

14 febrero 2012

A ti mujer que me lees

9 febrero 2012

Me gusta leerte, me gusta leer lo que escribes, lo que dibujas, lo que pintas, lo que respiras, lo que suspiras, lo que besas. Me gustan tus amores, tus despechos, tus palabras que desgarran, que queman, que arañan. Tú, mujer que te escribo, tienes una forma de mostrar tus deseos a través de tus palabras, de tus manos, de tus labios, de tu manera de caminar; me gusta leer tu cuaderno, tus olores, tus caricias, tus jadeos, tus sonrisas, tu cintura, tu cuello. Más me gusta que me pienses cuando escribes, o traces, o manches, o cierres los ojos. Agota toda la tinta de los bolígrafos, acaba con todos los lápices, exprime todos los tubos de óleos ,revienta todas las cuerdas de la guitarra, quédate afónica, que yo, mujer, te seguiré leyendo y oliendo, te seguiré escuchando y besando, te seguiré mirando y admirando, sobre todo te seguiré amando, hasta que estalle el delirio.

Vuelta 38

6 febrero 2012

Ya he dado la vuelta treinta y ocho, una más en en este mundo jodido, chambón y contaminado. En todo este tiempo he soñado y estrellado, he amado y desamado, he andado y desandado. Me siento más sereno, más cauto, más maduro, me he acercado medio milímetro más a la sabiduría. Agradezco a todas las circunstancias y las personas, las que han permanecido por largo o mediano tiempo, o como estrellas fugaces, que conozco o no conozco, o sólo apenas, que están allí de una u otra manera, que me han aguantado y contribuido a ser lo que soy ahora. No expondré mis propósitos ni promesas, no diré si seré mejor o peor persona, si me casaré y tendré tres hijos, si me haré monje budista zen en Córdoba o si me dedicaré a darle pescozones a los niños como maestro de escuela. Todo eso me lo reservo. 

Sólo diré que ya finalizando este ciclo supe lo que es Amar, con toda mi piel, mis temores, mis sueños… piel que comparto, temores que comparto, sueños que comparto, con ella… A ella dedico estas líneas.

Disculpe, amiga

2 febrero 2012

Hemos hablado muy poco, en realidad, una que otra cosa alguna vez, y quizá me he quedado más de la cuenta viendo sus fotos que tiene usted publicadas. Usted me perdonará, amiga mía, pero en este momento no pretendo hacer literatura, sólo manifestarle que la he soñado, no dormido, no mentiré, sino bien despierto, y la verdad que mi imaginación ha sido muy clara, en este caso, la he imaginado conmigo, en principio, como en una especie de galería, con techos muy altos, columnas muy gruesas, y usted tenía un vestido blanco, muy ceñido al cuerpo, y cada cierto tiempo se me perdía detrás de las grandes columnas, pero luego usted me llamaba por mi nombre e iba yo en su busca. También iba yo de blanco, pantalones holgados y descalzo, y la galería terminaba en una habitación palaciega, como tanto hemos visto en el cine, una cama con brocados, muy elegante, grandes cojines, la habitación con alfombras mullidas y el ambiente muy cálido. Me llevaba usted de la mano a esa cama, que en nada se parecía a la triste cama en donde imaginaba todo esto. Fue usted de una ternura conmigo, nunca pensé que lo sería, hablábamos de cosas tan superficiales, que ahora, como la tenía a usted, era sorprendente para mí. Usted me miraba de una manera que me daba calor, y aunque no me decía nada no era necesario, sus manos y su cuerpo me lo decía todo, y su boca tibia hablaba sobre mi piel, toda mi piel, como si la conociera de hace mucho…

Quisiera contar más pero pensará que estaría abusando de su confianza, en caso que sea así, disculpe amiga, no he pretendido hacerlo, pero en caso que no sea así y quiera saber más de esta historia hágamelo saber, y con gusto lo compartiré con usted…

detrás del sueño

1 febrero 2012

A %d blogueros les gusta esto: